A mis amigos les digo:

Vaciad vuestros muros y colgad mis pinturas.
Luego pensad que el dinero que habéis pagado por ellas ya no existe.
A cambio, me tendréis colgado,
que es como tiene que estar un pintor que vende el corazón a sus amigos

Bering Comparini
Enero 2000